Jueves, 13 Enero 2022

Cuota a Estados Unidos: respuesta del Ministerio a la opinión de Valor Carne sobre la nueva distribución

Cuota a Estados Unidos: respuesta del Ministerio a la opinión de Valor Carne sobre la nueva distribución

Con motivo de la información que publicáramos sobre el nuevo criterio a aplicar y nuestras reservas sobre un cambio tan drástico y basado sólo en promedios de precios, el Ministerio nos pidió la publicación de este artículo, de su autoría, que defiende la metodología escogida.

 

Las cuotas arancelarias constituyen uno de los instrumentos de política comercial más utilizados en el comercio internacional agropecuario, tanto bilateral como multilateral. De los tres elementos que se negocian en un contingente arancelario: arancel preferencial, cantidad de toneladas del cupo y administración del cupo, es este último el que termina asegurando el aprovechamiento de las rentas que la cuotas generan. En otras palabras, quién administra el contingente es quién decide el disfrute de la renta para sus agentes económicos.

Al igual que la Cuota Hilton, la cuota de 20.000 toneladas de carnes vacunas deshuesadas otorgada por los Estados Unidos es administrada por la República Argentina, quien tiene la potestad de definir bajo qué criterios las empresas exportadoras resultarán elegibles para participar del contingente. Con todo, la elección del criterio distributivo es clave para garantizarles un beneficio extra a los agentes del país exportador, al tiempo que se hace saber a la contraparte la estrategia de inserción internacional que adoptará el país proveedor del bien.

Ya con la consolidación del mercado europeo, la República Argentina buscó convertirse en un proveedor regular de carnes de alta calidad y valor, y su marcada reputación en este sentido le ha servido para penetrar otros mercados de alta segmentación. Por consiguiente, hay pleno consenso entre los exportadores de carne de que cualquier criterio distributivo que refuerce dicho posicionamiento será bienvenido.

Luego de casi veinte años fuera del mercado americano, la República Argentina ejecutó la totalidad de su cuota de carnes vacunas en el año comercial 2020 y en lo que va del año 2021 lleva certificado el 99% del cupo.

Sin embargo, en ese primer año (2020) la tarea de Argentina era “hacer conocer sus carnes” en el mercado estadounidense. Para esto, y con pandemia de por medio, el criterio distributivo “primero llegado, primero salido (FIFO)” se aplicó sin restricciones en busca del objetivo, al tiempo que el sector exportador de ganados y carnes definía el posicionamiento de su producto en los Estados Unidos, donde los cortes cárnicos bajo el rito kosher constituyen una unidad de negocio importante.

Bajo el criterio comúnmente denominado como FIFO, durante el año 2020 y con apenas 13 plantas argentinas habilitadas, el cupo se agotó de manera temprana, provocándose una sobre-ejecución de la cuota para los meses de julio y agosto, como se muestra en el gráfico; en tanto que durante los meses de octubre y noviembre Argentina quedó prácticamente fuera del mercado al tener que afrontar el arancel extracuota de hasta 26,4% según el tipo de corte cárnico. Ese indicador mostraba claramente que el criterio de asignación debía ser revisado.

Con el dictado de la resolución N° RESOL-2020-281-APN-MAGYP de fecha 29 de diciembre de 2020 del MINISTERIO DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA, se acordó incorporar como parámetro de evaluación para una futura adjudicación del cupo, el precio promedio de venta individual tanto dentro del contingente como fuera de éste. Asimismo, se acordó que dicha medida comenzaría a regir a partir del año 2022.

Una vez adoptados dichos criterios, las empresas participantes comenzaron una transición hacia el posicionamiento de canes de alta calidad y valor en el mercado norteamericano, a partir de los nuevos parámetros fijados.

Adicionalmente, y atentos a que el mercado norteamericano también es un mercado de volumen, en diciembre de este año se modificó la Resolución 281/20 agregando el parámetro valor de exportaciones totales a todo destino (excluido el contingente arancelario con ESTADOS UNIDOS DE AMERICA) con una ponderación del 50%. De esta forma, se buscó un equilibrio entre el negocio de nicho y el negocio de volumen, pero siempre medidos en valor de exportación, lo que refuerza la estrategia de posicionamiento como proveedor regular de carnes de alto valor.

El hecho de haber anticipado cuáles serían los criterios para la asignación en 2022, por medio de la citada Resolución 281, se generó un impacto positivo en la performance de esta cuota durante 2021, ya que los operadores optaron por quedar mejor posicionados a la hora de enfrentar la asignación del año 2022.

En primer lugar, hubo un mejor aprovechamiento de la cuota, logrando exportar en todos los meses de manera regular.

En segundo término, mientas que para el año 2020 se registró un alto porcentaje de embarques con mercadería congelada y a menor precio, dicha situación comenzó a revertirse en el año 2021. El precio promedio pasó de 4,8 US$/kg en 2020 a 6,4 US$/kg para el ciclo que finaliza el 31 de diciembre de 2021.

Esto se verifica por la mayor participación de los cortes enfriados (de mayor valor unitario) que pasaron de representar el 14% de la cuota en 2020 al 34% en 2021.

El anuncio del cambio de los parámetros en el criterio distributivo ha significado un cambio sustancial en la composición de los cortes en la cuota. Durante el año 2020 la cuota americana representó ventas totales por 99,8 millones de dólares, en tanto para el 2021, hubo un incremento del 17,5% (117,3 millones de dólares). Se espera que, con la aplicación definitiva del nuevo régimen a partir de 2022, las ventas sigan su sendero de crecimiento y Argentina afiance su posicionamiento y logre un prestigio similar al que goza actualmente en el mercado europeo.

Por Lic. Gastón Santesteban, Director de Políticas de Mercado de la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios de la Nación.

 

Aclaración de Valor Carne: la mayoría de los conceptos arriba vertidos son ciertos, al menos en abstracto. Nuestras reservas tienen que ver con que representa un salto al vacío en un tema de gran importancia, sin ningún antecedente en ninguna cuota de exportación de carne en muchos años.

Puede resultar razonable o no, pero en este último caso va a causar un daño de gran alcance. Sería mejor no dejar tanto librado al azar.

FUENTE: Valor Carne

 

Compartir en redes sociales