Lunes, 06 Mayo 2024

Aftosa : "Brasil se tira a una pileta sin red"

Aftosa :

Bernardo Cané, Ex presidente del Senasa , advierte los riesgos regionales de la decisión anunciada por el vecino país, de dejar de vacunar contra la aftosa.

 

Brasil es hoy el mayor exportador de carne bovina a nivel mundial. Semejante logro obedece a una política de Estado fijada hace años, sustentada en parte en materia sanitaria, respaldada también por una acción similar en los países de la región, sobre todo Argentina.

Las últimas pandemias confirmaron que los virus no reconocen los límites políticos, y por ello los países redoblaron la importancia del concepto de "una salud" (one health), donde los veterinarios trabajan en conjunto con la medicina humana en la prevención y control de la salud.

Sin embargo, días atrás anunciaron que cambiarán su status sanitario, para declararse país "Libre de Aftosa Sin Vacunación", y este no es un dato menor.

A raíz de la polémica medida adoptada por el vecino país, El Litoral dialogó con Bernardo Cané, para consultarlo respecto de su mirada al respecto. "La medida es a lo Brasil: grande, imponente, y en mi opinión, se tiraron a la pileta sin agua o sin red".

Según analizó, ellos han decidido levantar la vacunación "teniendo la tranquilidad que Argentina, Paraguay y Uruguay están bien: libres con vacunación". Sin embargo, advirtió que el panorama no es del todo claro, y que por caso, tienen una frontera con Venezuela "que es un gran misterio, porque han contagiado a Colombia, incluso hay denuncias que animales en pie desde Venezuela produjeron focos, etc."

¿Cuál es el motivo?

En primera instancia, Cané expresó que no le encuentra motivo a la decisión. "El mejor ejemplo es Uruguay, que vacuna con una vacuna de dos cepas (A y O), y exporta a todo el mundo, inclusive a destinos como Japón (donde mandan un producto sensible como la lengua); a Corea o a EE.UU. (donde mandan cordero con hueso); y no necesitaron dejar de vacunar. Así que yo no entiendo el costo beneficio de dejar de vacunar. Es el riesgo, porque hay cálculos que entre 3 y 4 años la inmunidad desaparece y el riesgo crece".

 

Por otro lado, en cuanto al beneficio de acceder a nuevos mercados, opinó que "tal vez lo que se dice es que la industria del cerdo que es muy poderosa, influenció para acceder de esta manera a otros mercados (a los que no podían acceder con carne con hueso). Pero no la comparto. No quiero ser pájaro de mal agüero, pero espero no tener malas noticias de acá a tres años".

¿Bomba de tiempo?

El primer riesgo que expresa Cané es que desde el 2 de mayo como sucedió en 2000/2001, no se puede exportar reproductores en pie ni carne con hueso, y el riesgo es la difusión regional. "Como en aquel foco surgido desde Brasil, que luego viajó a Paraguay y por fin a Argentina. Encima, en aquel entonces, nuestro país había cometido el grave error de dejar de vacunar el último semestre del 99".

Sin embargo, opina que hoy hay un consenso a la hora de mantener (con actualizaciones obvias), un cronograma de vacunación. "Hoy lo dicen todos, en Argentina nadie piensa de dejar de hacerlo, porque el riesgo es que pueden volver los focos en la región. Imaginate la desgracia que significaría un nuevo foco en Brasil: se le caen todos los mercados".

Lo más llamativo que expresó, es que "toman la decisión sin tener un banco de vacunas al que recurrir ante una emergencia, ni un banco de antígenos donde fabricarlas. Me parece tirado de los cabellos, una medida política, de campaña o lo que sea, que no tiene un respaldo del sentido común".

¿Bivalente o tetravalente?

Según Cané, lo que sucedió en Argentina es una actualización de la situación real del país. "Hablemos de Uruguay", insistió. "Argentina contagió al país vecino en 2001, con cerca de 2,600 focos. Y ellos, con una vacuna bivalente (se fabrican en Brasil, Colombia y Argentina), erradicaron la enfermedad. Todos los países de la región usan la vacuna bivalente, gran parte de la cual es elaborada en nuestro país. Tengo entendido que está por salir la resolución del Senasa que la autoriza, para poder competir en la provisión de vacunas, algo que no había, porque Argentina era el único país que demandaba el uso de la vacuna tetravalente".

Finalmente, admitió que hay cosas por mejorar, aunque otras debieron ser innegociables. "Hay cosas por hacer sintonía fina, como ser el hecho que se está por sacar la obligatoriedad de inocular novillos que estén por ir a faena, y otros pequeños detalles a mejorar. Por ejemplo: hacer una auditoría de cada una de las Fundaciones, porque si el precio de la vacuna era exagerado, también lo era el de las UEL, que en muchos casos: hay casos ejemplares, hay casos promedio y hay casos complejos. Me parece que da para barajar y dar de nuevo: mantener la macro y la sintonía fina en la micro", manifestó.

FUENTE: El Litoral

 

Compartir en redes sociales