Monday, 28 October 2019

Japón podría aumentar sus importaciones de carne vacuna argentina

Japón podría aumentar sus importaciones de carne vacuna argentina

Ayer finalizó una auditoria que realizó el Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Japón para evaluar el reconocimiento de la zona libre de fiebre aftosa con vacunación

 

Durante esta semana autoridades del ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Japón realizaron una auditoría en el país con el objetivo de ampliar los embarques a dicho mercado.

Ayer, los integrantes de la delegación de Japón mantuvieron un encuentro con autoridades de la cartera de agricultura nacional y del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

Fuentes oficiales confirmaron que la delegación japonesa “ponderó el sistema de control que lleva a adelante el Senasa y la integración con el sector privado. Además agradecieron por haber podido cumplir con todo el programa previsto en la visita y destacaron la integración de los sistemas electrónicos, la trazabilidad y la información con la que cuenta Argentina.

La realización de esta auditoría sería el último paso para que finalmente Japón habilite importaciones de carne proveniente de las provincias del centro y norte del país, donde Argentina está libre de aftosa, pero con vacunación.

En 2018 Japón autorizó por primera vez en la historia el ingreso de carne vacuna nacional. Pero lo hizo solamente respecto de aquella producida en la zona libre de aftosa sin vacunación, que se encuentra al sur del Río Colorado, en la Patagonia).

Exportaciones nacionales récord

Argentina se encamina este año a batir un nuevo récord en exportaciones de carne vacuna. Según la Fundación Mediterránea, en los primeros 8 meses de este año se exportaron 322.000 toneladas producto, registrando un aumento del 47% al realizar la comparación interanual, y con ingresos por 1.712 millones de dólares.

Esto le permite a la Argentina, de acuerdo a los datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, ocupar el quinto lugar del ranking de exportadores mundiales, que es liderado por Brasil. Delante de Argentina se encuentran también Australia, India y Estados Unidos. En 2015 Argentina ocupaba el 10° lugar en este ranking.

En materia de retenciones, que en la actualidad se aproxima al 5,2%, el gobierno estaría recaudando este año cerca de 177 millones de dólares por ventas al exterior de cortes enfriados y congelados de carne vacuna.

De acuerdo a las mediciones realizadas por la Fundación, y luego de la devaluación tras las PASO, “los márgenes brutos de exportación, que venían bastante estabilizados en un buen nivel en el primer semestre, llegan a los porcentajes más altos. El dato más destacado es la gran mejora en el margen bruto de la Integración que refleja los envíos de carne a países de ingresos medios‐bajos, China actualmente”, sostiene el informe.

La contracara de la exportación es la caída del consumo interno. Para la Fundación Mediterránea, el mismo se ubicaría este año en torno a los 52 kg/año promedio por habitante, con una disminución del 8% en relación al año pasado. Esta caída, para los especialistas, se atribuye a “una ausencia de ingresos a recursos insuficientes en ciertos segmentos de la población para sostener la demanda, y no obedece tanto a una ausencia de producto o una disparada de los precios internos”.

Esta baja en el consumo interno de carne vacuna, que se ubica en niveles muy bajos en relación a la perspectiva histórica, no es el caso del consumo de todas las carnes, donde se estima un consumo promedio de 110 kilos per cápita para 2019, consolidando las tres carnes locales más relevantes (bovina, aviar y porcina). Esta es una cifra que se asemeja a la del año 2009 y que supera a los años 2010, 2011, 2012 y 2014.

Por último, los economistas de la Fundación, Juan Manuel Garzón y Nicolás Torre, expresaron que el sector de ganados y carnes se encuentra en la actualidad en “modo espera”, sobre cómo evolucionaran las diferentes variables que afectan a la economía en general y en particular a la producción de animales.

Y agregaron: “La actividad puede salir de su letargo rápidamente, si se disipa la incertidumbre económica y si se conoce la propuesta económica que el próximo gobierno, sobre todo si es de otro signo político, tiene para con la ganadería y la cadena de la carne”.

FUENTE: Infobae

Compartir en redes sociales